4 claves para elegir un campamento de verano

Únete al club Afterscool y recibe todas las novedades, contenidos y descuentos

Por suerte, año tras año, surgen campamentos de verano de calidad y tipología muy diversa. Más allá de los campus de idiomas y deporte, vemos como hay un oferta variada en cocina, robótica, deportes de aventura, cine, etc.

Pero ¿qué aspectos debemos tener en cuenta antes de decidirnos por uno en concreto?

1- Edades

Los especialistas recomiendan que en edades tempranas (de 3 a 6 años), nos inclinemos por opciones más centradas en casales o campamentos “urbanos”, sin pernoctación fuera de casa.

A partir de los 7-8 años sí sería una buena edad para apuntar a nuestros hijos a un campus que implique una estancia fuera de casa por unos días (10 días).

Campus en el extranjero: Las edades recomendadas irían de 12 años en adelante y para empezar, por unos quince días.

2- ¿Y si no quieren ir de campamento?

De entrada, es normal que los niños (como los adultos) no quieran salir de su zona de confort. Aquí la clave será el mensaje con el que lo comuniquemos y lo proyectemos, enfatizando sus beneficios y minimizando aquello que les gusta menos y siempre ofreciéndolo como un premio, nunca como un castigo. Bajo ningún concepto deberíamos obligarle, pues sería contraproducente.

3- Piensa en su personalidad y en sus intereses

Ante todo, es clave que pongas por delante su forma de ser, sus preferencias e intereses. De lo contrario, la experiencia será negativa y no querrá volver. En este sentido, si tu hijo es muy activo, apúntale a un campus de aventura o de deporte pero si es tímido y introvertido quizás se sentirá mejor en un campus temático.

Aunque logísticamente sea más engorroso, se recomienda separar a los hermanos y priorizar los intereses de cada uno.

Por lo que respecta a campus de idiomas, es recomendable que las primeras veces optéis por campus vivenciales, con actividades lúdicas.

En ocasiones, puede ser una buena idea traer a un amigo o amiga que comparta aficiones.

4- Infórmate bien

Es fundamental que te informes en detalle sobre todos los detalles y requisitos del campamento, en especial para gestionar las expectativas y así evitar sorpresas. Por otra parte, es asimismo importante que facilites al centro toda aquella información relevante sobre tu hijo (intolerancias, enfermedades, medicación, etc.).

5- ¿Cuáles son los beneficios de apuntar a tu hijos a un campamento de verano?:

– Diversión tras un intenso curso escolar en el que han trabajado duro

– Ganar mayor autonomía y aprender a organizarse

– Conocer nuevos amigos que muchas veces perduran en el tiempo

– Trabajar las habilidades sociales y salir de la zona de confort

– Educación en valores

– Aprender de forma vivencia y descubrir nuevos intereses o aficiones

 

Pero sobretodo ….  ¡no sufras en exceso!

¡Prepáralos para la vida!

 

¿Te ha gustado este artículo? ¡Déjanos tus ideas en los comentarios y no dudes en compartir las nuestras en tus redes sociales!

Si no quieres perderte nada… ¡Síguenos! 😉

(Visited 43 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *