El síndrome postvacacional también afecta a los niños

Únete al club Afterscool y recibe todas las novedades, contenidos y descuentos

Descubre cómo combatir el síndrome postvacacional de tus hijos

El verano es una época ideal para desconectar, disfrutar en familia, realizar actividades nuevas, distintas en familia, disfrutar de los peques, alargar el día al máximo, aunque por otra parte en detrimento de los horarios y rutinas que tan bien nos funcionan en el día a día del curso escolar. Sin duda, tras casi tres meses de vacaciones escolares, la vuelta a la normalidad no siempre es fácil. Por ello, hoy os dejamos algunos consejos para hacer la vuelta al cole más llevadera y combatir el síndrome postvacacional de los niños.

  • Preparativos: es importante implicar a nuestros hij@s con los preparativos del nuevo curso, el material escolar, la mochila y sin estrés.
  • Actitud positiva: El síndrome postvacacional está lleno de negatividad, consiste en el hecho de no saber afrontar la vuelta a la rutina. Los niños ven el hecho de retomar las clases cómo algo que les perjudica. Para contrarrestar este sentimiento os aconsejamos enfatizar las cosas buenas que comporta esta vuelta al cole como el reencuentro con los compañeros, el inicio de actividades extraescolares o el aprendizaje de cosas nuevas.
  • Mantener hábitos y responsabilidades en casa siempre ayuda a seguir un orden y una cierta disciplina.
  • Practicar actividades escolares de forma lúdica en casa como la lectura, dibujo, manualidades, juegos educativos.
  • No romper drásticamente con la dinámica del verano: intentemos seguir yendo al parque o matener espacios para el juego y actividades lúdicas, sobre todo teniendo en cuenta que gozamos de un clima excepcional hasta octubre. El síndrome postvacacional no se combate con la restricción total de las costumbres que han seguido los niños durante tres meses, al contrario, hay que acostumbrarles a la rutina poco a poco.
  • Organizar un encuentro con algunos compañeros de clase antes de empezar siempre ayuda a ir entrando en situación.
  • Primer día sin estrés: es importante que el primer día nos levantemos con tiempo, desayunemos tranquilos y empecemos bien el día, sin nervios adicionales de forma gratuita.
  • Sobre todo en preescolar e infantil, la despedida debe ser firme y segura aunque dejando claro que en unas horas estaremos ahí para recogerles y sin prolongaciones. La recogida debe ser muy cálida y entusiasta, interesándonos por su jornada sin agobiarles.

 

¿Qué opinas?¿Cuál es tu experiencia? Nos encantará compartir nuestras visiones sobre el tema.

¿Te ha gustado este artículo? ¡No dudes en compartirlo en tus redes sociales! 

Y si no quieres perderte nada ¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!

(Visited 65 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *